Los Colores de la Naturaleza

Una de las cosas que más nos impactan y nos dejan con un sentimiento inefable, es cuando contemplamos los colores de los que se compone nuestro mundo. El color representa vida, alegría y cuenta con muchos simbolismos, sin duda es todo un universo a explorar. Existe un sin número de colores, están en todo lo que nos rodea y amerita dedicarle un espacio para comprender y admirar.

El color se define como un fenómeno electromagnético que se compone de radiaciones. Gracias a la ciencia se descubrió que el color es un conjunto de ondas como rayos x, infrarrojos y  ultravioletas, que en determinada medida (entre los 280-780 nanómetros) el ojo y el cerebro humano pueden percibirlo y por lo tanto deleitarse. Nosotros como seres humanos podemos ver colores debido a tres elementos: la luz y sus diversas emisiones, los objetos en los que se proyecta y la retina.

 

 

Comprendiendo a grandes rasgos el fenómeno de la percepción, nos adentramos en el mundo de los pigmentos que podemos apreciar gracias al fenómeno anteriormente mencionado. El mundo vegetal, animal, bacteriano y fungi se compone de moléculas determinadas que permiten la absorción de la luz y su reflejo. Todo esto varía según el mundo en el que nos adentremos y las estructuras químicas de cada grupo y esto es lo genera una explosión de colores en el mundo de la naturaleza.

Por ejemplo: En el mundo vegetal, la absorción de la luz, gracias a la clorofila es uno de los puntos claves de la fotosíntesis. Es importante mencionar que los pigmentos en la naturaleza tienen una función perfecta, por ejemplo, el color en las flores es un elemento de atracción para la polinización, mientras que los colores que percibimos en las frutas nos atraen para alimentarnos.

Con la percepción y el estudio científico de los colores en la naturaleza, también surge otro tema interesante, los pigmentos. El ser humano a lo largo de su paso por la tierra, los ha utilizado con fines ornamentales, artísticos, religiosos, etc. Desde la prehistoria se elaboraron pigmentos minerales, vegetales y animales para plasmar las actividades cotidianas de las personas.

 

 

Los pigmentos vegetales, eran muy usados por las culturas mesoamericanas, y se deben mezclar varias plantas, como flores, raíces o semillas. Para hacer la extracción de los colores. El azul y el verde son los colores que predominaron en el arte de estas cultural. El azul índigo es representativo de la cultura maya, el cual se obtenía de una arcilla blanca, conocida como atapulgita y su mezcla con la planta indigofera. Este color simboliza la conciencia, la intuición y la creatividad.

Los insectos, como las cochinillas, son una fuente de pigmentación de la cual se obtiene hasta la fecha el color carmín, que simboliza fortaleza. Mientras que de los moluscos, como las almejas marinas, tanto en las culturas Mesoamericanas como en las civilizaciones grecolatinas, eran la fuente de donde se extraía el pigmento púrpura. Color perteneciente a la élite y por lo mismo se asocia con abundancia o riqueza.

 

 

 

Es así que por medio de la ciencia comprendemos el fenómeno del color y la explicación de que nos sea posible apreciarlo. La luz es la fuente del color y la naturaleza se tiñe e incluso nos permite como seres humanos obtener pigmentos para nuestra cotidianidad gracias a los componentes de la misma. Sin duda uno de los tantos hechos maravillosos que forman parte de nuestro universo.