Conectados hasta en la última partícula