La Inteligencia Y Las Emociones

La inteligencia emocional es la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados anímicos propios o ajenos. Esta IE (inteligencia emocional) se compone de un cordial conjunto de habilidades para conseguir resultados en nuestro entorno, por lo tanto, es necesario sacar provecho de las emociones. Las emociones o los impulsos de nuestra iniciativa están relacionadas con todos los compromisos que nos rodean. El conocimiento de nuestra inteligencia emocional nos lleva a nuestras fortalezas y a depurar complejos, es parte fundamental de lo que somos capaces y de lo que podemos controlar.

 

Nuestra inteligencia emocional, reside en nuestra capacidad para ser ecuánimes antes la adversidad porque por medio de ciertos eventos que hemos vivido podemos desalojar patrones que nos generen un desequilibrio, en donde nuestras emociones pueden ser desbordadas, especialmente si vivimos algún evento traumático. De lo contrario, los recuerdos positivos alimentan esta inteligencia y el saber sobrellevar las dificultades en la vida. Por ende, nuestra inteligencia emocional nos ayuda a desarrollar y hacer uso adecuado de nuestras acciones.

 

 

El tema de la inteligencia emocional fue un gran trabajo que realizó el doctor Daniel Goleman, el cual alcanzó una enorme difusión en la década de los 90. Goleman también realizó estudios científicos que demuestran la relación entre la inteligencia emocional, la salud y la felicidad. Este especialista, asevera que las competencias emocionales determinan el nivel de destreza con que manejamos nuestro potencial. Y esto se refleja en diversos ámbitos y etapas de nuestra vida, por ende, tanto la inteligencia como las emociones van de la mano y nos permiten relacionarnos adecuadamente con los demás.

 

Por otra parte, nuestros estados de ánimo y los estados del pensamiento están totalmente conectados con las emociones y la inteligencia, incluso es interesante señalar que esto no tiene nada que ver con nuestro coeficiente intelectual, debido a que nuestra destreza en el manejo de nuestro sentir, está totalmente armado por nuestra manera de experimentamos las emociones. Es decir, algunos podemos ser más sensibles que otros o de carácter más fuerte y audaz.

 

 

De tal manera, que tendremos que hacernos conscientes de nuestras necesidades y sentimientos, comprendiendo  cual es la raíz de donde se desprende nuestras emociones en base los éxitos o preocupaciones que tendremos a través del tiempo. Nuestros logros, compromisos o eventos representarán una manera de sentir ,de pensar y de calificar nuestros actos según la emoción que se despierte en nuestra mente. Así lo señala otros especialista en inteligencia emocional que es el Dr Ricardo Orozco.

 

Por otro lado, tendremos que procesar lo que ocurre a nuestro alrededor ya sea en nuestra área laboral, o afectiva para desencadenar dichas emociones, es saber asimilar, administrar y procesar los que sentimos ante la vida y canalizar esa energía de la mejor manera y esto lo vamos desarrollando por medio de nuestra madurez, por medio de terapia, nuestra espiritualidad, etc. para finalizar, comprendemos que la inteligencia emocional es una evolución personal y un crecimiento espiritual que nos trae muchos beneficios porque nos permite tener un conocimiento y manejo efectivo de nuestra parte emocional. Es aprender a disfrutar de nuestras vidas. 

 

 

 

 

Related Posts