Siete pasos sencillos para hacer una ensalada rica y saludable

¿Con ganas de hacer dieta pero que no se convierta en una tortura? Te aconsejamos en 7 sencillos pasos como crear una ensalada rica en nutrientes y creativa para todos los días.

 

Paso 1:

Lo primero que debes tener en cuenta es realizar una base verde.

En general usamos solamente la lechuga para este papel, pero deberías explorar con otras bases divertidas como las espinacas, las acelgas la rúgula, los berros, el kale o el col que además suelen ser opciones bastante económicas y que puedes utilizar para dos o tres días.

 

Paso 2:

Un poco más de verde no está mal.

Elementos como el aguacate, el ejote, los chícharos, los espárragos, el pepino, el pimentón, los germinados de alfalfa o las raíces chinas, son una increíble opción para complementar las bases y darle más variables de verde a nuestra ensalada.

Paso 3:

Un toque de color y frescura.

El adherir un poco de rojo o naranja a nuestra ensalada es de hecho algo muy acertado. Tomates, zanahorias, pimentones, calabacitas o cebollas pueden ser elementos fundamentales para que la ensalada empiece a tener cuerpo.

 

Paso 4:

El crunch y las semillas.

Este es uno de los pasos que olvidamos vincular a nuestra creación y es de los secretos mejor guardados de los chefs. Es aquí donde habita el toque secreto y uno de los complementos en proteínas para los vegetarianos. Las frutas deshidratadas o frescas como las manzanas también son buen complemento y permiten que los sabores de los vegetales jueguen con otros elementos.

Almendra, nuez, girasol, albaricoque, pistacho, maní, sésamo o quinoa son solo algunas ideas que puedes incorporar.

Paso 5:

Frutos y otros secretos.

Los elementos pequeños como uvas, frutos rojos, cilantro, aceitunas, frijoles, garbanzos, elotes o albahaca, pueden ayudar a complementar el sabor de tu ensalada, haciéndola mucho más completa y única.

Los quesos son reyes en este capitulo, pues pueden potenciar el sabor y darte el calcio que hace falta en esta creación.

Paso 6:

Proteinas, para todos.

Este paso es la gran separación que habita entre carnívoros y vegetarianos. No solo el pescado, la carne y el pollo están incluidos en esta categoría, sino el huevo, usado también por algunos vegetarianos son una buena solución para aquellos que no consumen carnes pesadas.

De hecho, el borrego presenta 19 % de proteínas y la res 21 %, mientras que la calabaza 37 % y la espirulina 64 %, así que elementos como estos también pueden ser parte de este paso.

 

 
Paso 7: 
 
El toque mágico.
 
Lo más importante del aderezo es que sea hecho de manera natural. Los que venden en cadenas son hechas con una cantidad de elementos que anulan todo el trabajo hecho en los 6 pasos anteriores.
 
Si es cierto que en este paso es donde debes ser más creativo, también es cierto que es más sencillo de lo que crees. Aguacate con yogurt, limón con chía, miel y vinagre de cidra con manzana, tomate y paprika, vinagre de jerez con un poquito de mostaza son solo algunas ideas que van perfecto con sal, pimiento o las millones de especias que existen, sin olvidar el mejor aliado para este paso, la licuadora y un poquito de agua ¡Shake it!

Related Posts