Tips de una modelo curvy para llevar una vida más saludable


Compartir en

Una estilo de vida saludable implica muchos factores que debemos aprender e incorporar en nuestra rutina, por voluntad propia y de manera consciente, es una decisión que surge de nuestro interior debido a que deseamos mejorar nuestra calidad de vida para mantener un equilibrio entre nuestra mente, emociones y organismo. Por supuesto que esto puede ser un reto debido a la realidad en la que estamos inmersos, pero definitivamente, no es un imposible. Voy a cumplir tres años como modelo curvy y les comparto que ha sido una experiencia magnífica y terapéutica, debido a que me ha permitido ponerle un sana atención al cuidado de mi ser.

 

Quienes nos identificamos con el movimiento del body positive y el amor propio, reconocemos que debemos tomar acciones que nos encaminan a nuestra propia felicidad. A partir de esto he comprendido que existen muchas formas de demostrarnos lo mucho que nos amamos, aunque por supuesto, existen varias maneras de concebirlo y practicarlo. En mi particular caso, he trabajado en tener una salud integral.

 

 

No les voy a mentir, ha sido un trayecto largo, con tropezones y aprendizajes, sin embargo, he llegado a un punto donde he aprendido tips muy útiles para mi vida diaria que me permiten mantener una constante de bienestar en mi día a día. A partir de esto, les comparto diferentes tips para que los puedan incorporar en su día a día y que les puedan beneficiar a nivel emocional y físico.

 

Pero antes de comenzar con mis puntos principales, también les sugiero que para incorporar estos tips, es importante que reconozcamos nuestra dinámica actual. Es considerar las aristas para poder incorporar hábitos que sean llevaderos y duraderos en nuestra vida. Es ponernos metas realistas para nosotros. Por ejemplo: Anteriormente a esta etapa de mi vida, pasé por varias dietas que no tuvieron un efecto positivo en mi y que no compaginaban con mi estilo de vida. Por lo tanto, lo que les comparto son cosas sencillas y beneficiosas que podemos sumar a nuestro momento presente. 

 

 

Un equilibrio en la forma que nos alimentamos:

 

Muchas veces llevamos una estilo de vida ajetreado que no nos permite alimentarnos adecuadamente y podemos caer en ayunos mal llevados que (fuera de un contexto espiritual) pueden resultar contraproducentes para nuestro organismo porque aletarga a nuestro metabolismo. Bajo mi monitoreo nutricional, he aprendido a ponerme horarios y escoger colaciones idóneas. Por ejemplo, podemos hacer mínimo de 3 a 5 comidas al día, unas más mesuradas que otras. En las colaciones podemos utilizar pepino, que se ha vuelto un gran aliado en mi vida.

 

El pepino es una fruta que proviene de la planta conocida como cucumis sativus y es sumamente valioso para nuestra salud porque es uno de los hidratantes naturales más poderosos, debido a que el 95% por ciento de su composición es agua, es bajo en calorías y una excelente fibra natural. Con esta fruta tenemos un combo perfecto que es hidratación, buena digestión y las suficientes calorías para nutrirnos sin aletargar nuestro metabolismo. En general, el subir la ingesta de verduras en nuestra vida y de las proteínas de nuestra elección, sin duda, tendremos éxito en mantener un equilibrio en nuestro organismo.

 

Es balancear nuestros alimentos más allá del tipo de alimentación que tengamos, reconociendo que el cuerpo humano necesita un balance de la pirámide nutricional y llevar una armonía entre la combinación de carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales, etc. Es aprender a nutrirnos según nuestros gustos y necesidades, comprendiendo que debemos comer adecudamente sin matarnos de hambre o comer excesivamente, sin privarnos de alimentos que probablemente sean esenciales para el funcionamiento adecuado de nuestro cuerpo. Y sí, de vez en cuando darnos nuestros gustos con comidas libres.

 

 

Mantenernos bien hidratados:

Uno de mis grandes retos es tomar agua, me cuenta mucho trabajo. Sin embargo, he aprendido que es absolutamente necesario por dos razones importantes: evita que tengamos exceso de apetito y ayuda mucho al cuidado de nuestra piel. Pues bien, muchas veces cuando no tenemos una disciplina en nuestra alimentación y no tomamos sufciente agua el cuerpo procesa esa deshidratación como falta de comida, pero en lugar de hambre es probable que tengamos sed. Si nosotros no nos hidratamos bien, por lo menos debemos tomar 1.5 litros al día, podemos experimentar una constante hambre disfrazada de sed. Por otra parte, el que tomemos la suficiente agua nos permite tener una piel radiante junto con tener una buena salud renal, entre muchas otras cuestiones. 

Un tip excelente que les puedo compartir, es que si desean hidratarse más pero les cuesta trabajo tomar agua simple, lo que podemos hacer es tomar agua simple o mineralizada, y le podemos agregar jamaica o limón junto con stevia para tener una bebida saludable con sabor.

 

 

Herbolaria para nuestra salud:

La herbolaria se ha vuelto una herramienta muy poderosa en mi vida, debido a que ha complementado muy bien mi nuevo estilo de vida. Por ejemplo, yo solía ser muy estresada, ansiosa, tenía problemas para dormir bien y también padecía de problemas en mi sistema digestivo. Pues bien, esto no solo se reguló con una buena alimentación, especializada y personalizada a mis necesidades que es elaborada por un especialista de la salud, sino también complementé con hierbas que fueron aprobadas por mi nutricionista.

 

Por ejemplo, para el estrés, la ansiedad e incluso cuando me sentía desanimada la valeriana, el lúpulo y el hipericúm me permitieron sentirme más tranquila y dormir perfectamente bien. Por otro lado, para tener una mejor digestión, entre otros beneficios, recurrí al fenogreco y a la bromelina.

 

 

Buscar actividades que nos brinden felicidad:

 

Nuestra salud emocional y mental es sumamente importante, va vinculada a llevar un estilo de vida saludable. Si nosotros aprendemos a comer bien pero no procuramos nuestra salud emocional

Más allá de nuestra profesión, existen actividades que nos generan muchas alegría, que disfrutamos y que incluso son de uso terapeútico para liberar el estrés. La actividad física de nuestra elección es algo que potencializa nuestra salud. También he descubierto que una actividad que me parece sumamente relajante es el colorear mándalas. Por otro lado, la meditación y las terapias alternativas como la musicoterapia, aromaterapia, gemoterapia, son un excelente medio para mantener nuestro estado anímico en óptimas condiciones. Una de las filosofías que me ha ayudado mucho en este camino es el mindfulness o la atención consciente, porque es en el momento presente donde tenemos la capacidad de tomar acciones beneficiosas para nuestra vida. El pasado es aprendizaje y el futuro debe ser una fuente de motivación más no de angustia. 

 

 

Reducir ingesta de alimentos procesados e industrializados:

Crecimos en un mundo donde la comida industrializada es de lo más común y la consumimos regularmente. Sin embargo, muchos de estos alimentos que forman parte de nuestra cotidianidad tienen repercusiones dañinas en nuestra salud, como elevar nuestro puntaje de grasa corporal, afectando a nuestro sistema circulatorio, o generar altos índices de azúcar en la sangre,  provocando a largo plazo la formación de enfermedades degenerativas como el cáncer y la diabetes, entre otras. Por lo tanto, una de las decisiones que tomé es evitar este tipo de alimentos en mi rutina diaria, me alejé de los endulzocolorantes artificiales, comida instantánea como sopas, los cereales o confites, alimentos procesados o congelados como la salchicha, etc. Busquemos la vía orgánica y si por una u otra razón nos cruzamos con este tipo de cosas, sin duda, tratemos de reducirlas en nuestra rutina diaria. Nos sentiremos mejor.

Related Posts