El Último Descubrimiento de Juan Gabriel

Por más de cuatro décadas, Juan Gabriel el cantautor más querido del país, logró llevar su música a millones de personas, logrando ignorar fronteras y enmarcar generaciones. Para muchos mexicanos y personas de todo el mundo, sus canciones suenan como casa. Con el corazón en la mano, letras románticas, apasionadas actuaciones y particular estilo, cautivó a su público e inspiró a innumerables músicos.

 

 

Uno de sus últimos legados del divo mexicano fue el haber impulsado al cantautor Guillermo Otero, un joven nacido en la Ciudad de México en una casa rodeado de artistas dedicados a la música mexicana. Sobrino del director musical del mariachi de Rocío Durcal e hijo del actor Guillermo Otero y la cantante Lupita Ángeles. El también conocido como GO, recuerda cuando su abuelo le regaló una guitarra a sus 12 años, a consecuencia de esto empezó a componer como terapia de desahogo cada vez que se sentía cabizbajo, un remedio que posteriormente terminó convirtiéndose en su trabajo.

 

 

El cantautor promesa actualmente se encuentra lanzando su primer trabajo discográfico, “Yo Soy Yo”, con la producción musical de su amigo Yunuen Viveros (Yuno Forquetina), ex tecladista de la banda mexicana “Natalia y la forquetina” y ganador del premio Grammy Latino en 2006, todo esto bajo la producción ejecutiva de Iván Aguilera, hijo de intérprete del `Noa Noa’.

 

 

Sin duda alguna, es un disco lleno de experiencias, una fusión de géneros que giran alrededor del pop, influenciado por el funk, rock, reggae, jazz, big band y blues; completamente orgánico, dando un sabor exquisito y diferente. Con temas dedicados al amor y desamor, llevarán al público a cantar y bailar. Un trabajo que tardó casi un año para armarlo y más de cincuenta músicos ejecutarlo, fue grabado en un par de estudios tanto en la Ciudad de México, Casa Dorada (Casa de Juan Gabriel) y en Sonic Ranch, Texas. Un claro ejemplo de la grandeza y sensibilidad que caracterizó al ‘Divo de Juárez’,  pues siempre apoyó a nuevos talentos mexicanos.

 

¨ Me dediqué a absorber lo que más pudiera de ese legado, para mí fue un honor y una bendición, estoy muy agradecido con él ¨. – Guillermo Otero.

 

 

Related Posts