El Maravilloso Viaje de la Bolsa de Plástico

Es un hecho que uno de los mayores males para el ambiente son los residuos plásticos, es un tipo de basura que usamos prácticamente en un sin número de cosas en nuestra cotidianidad y por lo tanto es uno de los mayores contaminantes que genera estragos sumamente negativos, específicamente en el mar.

 

Para reflexionar, el director Jeremy Konner creo un cortometraje que lleva como titulo The Magestic Plastic Bag, narrado por Jeremy Irons que tiene la finalidad de generar conciencia para eliminar la contaminación plástica en los Estados Unidos y en el mundo. Este trabajo es respaldado por la organización Health Bay, que busca la limpieza de los mares y la salvaguarda de la fauna marina.

 

 

El cortometraje que retrata la travesía de una solitaria bolsa de plástico desechada en un formato estilo ¨Discovery Chanel¨, lo cual lo hace muy llamativo. La historia se aborda, como si registrara la vida de algún animal o insecto en su hábitat natural y todos los obstáculos que tiene que sobrepasar para ¨sobrevivir¨ y en este caso llegar al océano Pacífico, sin duda, este pequeño trabajo visual es una oda al sarcasmo.

 

En su viaje la bolsa tiene que sobrepasar obstáculos, como el recogedor de basura, un perro que juega con ella, cuando se atora en la rama de los árboles e incluso llegando al mar, la fauna marina entorpecen su travesía.

 

 

Es interesante saber todo lo que puede trasladarse un pedazo de plástico, que eventualmente llegará al mar, todo por la falta de consciencia ambiental de los seres humanos, por nuestra falta de consciencia ecologíca.

 

El dato impresionante que aporta este trabajo visual, es que esa bolsa llegará al océano Pacífico para encontrar su lugar ideal, un espacio contaminado del tamaño del estado Texas, donde llegan todos los productos plásticos que los humanos desechamos al medio ambiente.

 

 

Aunque este corto sea del año 2010 es un hecho que nos deja reflexionando sobre lo agresivos que somos con nuestro mundo y la necesidad de plantear más productos sustentables y biodegradables en nuestra vida diaria, ponerse retro no tiene nada malo cuando es por una buena causa.

 

Aquí te lo dejamos: