Una fuente de salud y belleza

Creo que uno de los grandes placeres de la vida y una forma de consentir a nuestro paladar y a nuestro cuerpo es el disfrutar de una deliciosa y relajante taza de té. Actualmente vivimos en una época que se está comercializando y promoviendo la diversificación del producto, para fines medicinales, emocionales y espirituales.

 

 

El té es una creación ancestral que se originó en las culturas orientales desde la antigüedad. Se pudo expandir por el mundo debido al proceso de exploración de las compañías europeas en oriente, cerca del siglo XVII. El que nosotros lo disfrutemos  en nuestra cotidianidad té, nos permite comprender que es una bebida que engloba siglos de historia e intercambios culturales. Su origen se da en la antigua China, pero también cuando Buda estuvo en la tierra, vio que el té era un medio que representaba la interconexión de las cosas.

 

 

El té se puede contemplar como una fuente de valor espiritual, principalmente gracias a los budistas, a esto se le denomina como teísmo. Esto significa que por medio del té, el ser humano se vincula con los elementos de la naturaleza, los cuales le brindan purificación y una sensación armoniosa y pacífica al consumirlo. El té se ve como un vínculo entre el humano y su proceso de iluminación.

 

Los monjes budistas lo utilizan en su proceso de ordenamiento y lo ven como una herramienta que ayuda primero a concentrarnos en nuestra realidad para después meditar y dar un descanso a la mente. Por medio del budismo zen, contamos con la meditación y ceremonia del té, que nos hace disfrutar de cada instante. Es un ritual, desde la preparación del mismo, como cuando se sirve y se toma despacio y de forma contemplativa. Este es un ejercicio sencillo pero muy poderoso, porque se práctica el gozar del momento presente.

 

 

A  partir de la meditación y de conocer un poco de su historia, les sugerimos los siguientes tés para su deleite y que aportan  beneficios a su salud en dosis moderadas:

 

 

1. Té de diente de león

Esta flor que se da fácilmente en los jardínes, tiene grandes propiedades medicinales, su principal efecto positivo es que mantiene la salud de nuestro hígado y de las vías biliares. Por otro lado, ayuda a mantener nuestra piel tersa, combatiendo el acné y nos ayuda a mantener un balance en nuestro peso.

 

 

2. Trébol rojo

Este es un excelente té para las mujeres, ya que mitiga los malestares de la menstruación y de la menopausia y ayuda a prevenir el cáncer de endometrio. También ayuda a tener una mejor circulación y prevenir la formación de coágulos y la reducción del colesterol. Para los hombres los ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

 

 

3. Té de Valeriana

Es excelente para relajar el sistema nervioso. Con el estrés de nuestra vida diaria e incluso para aquellos que padecen de ansiedad o insomnio, este té es fabuloso para mantener un estado de relajación.

 

4. Té de menta

Este es un remedio natural para controlar la fiebre y trae beneficios para el sistema digestivo, ya que aplaca las sensaciones de nausea e inflamación. Incluso puede ayudar a mitigar los malestares de garganta y resfriados y es una forma natural de mantener el aseo bucal con el plus de que nos deja un sabor fresco y delicioso.

5. Té de manzanilla

Excelente no solo como remedio para el dolor de estómago, sino también es maravilloso para curar infecciones oculares como la conjuntivitis. Y en aspectos de belleza física, este producto se ha utilizado para dar brillo y aclarar el cabello.