¿Conoces la Comida Consciente?

¡Ah! La comida, uno de los grandes placeres de la vida para el ser humano, nos encanta experimentarla, probar cosas nuevas, deleitarnos con la misma, sin embargo, en el estilo de vida que llevamos muchas veces no tomamos las mejores opciones para tener una alimentación balanceada y más allá de eso, nuestra ansiedad de futuro y el ritmo acelerado de vida que llevamos nos impide estar verdaderamente presentes a la hora de comer.

 

 

La cultura occidental está obsesionada con la alimentación pero muchas veces no por las razones correctas, caemos en el exceso de restringirnos por vanidad, o caemos en el exceso de comer cuando nuestro cuerpo ya no apetece más, actitudes que pueden llevar a desórdenes alimenticios, o situaciones que enferman nuestra mente y por lo tanto nuestros cuerpos. La mentalidad que tenemos sobre la comida se ha vuelto de una u otra forma tortuosa, así que nos encontramos en un estado culpa, placer e inconsciencia.

 

Como generación en definitivo podemos hacer las mejores elecciones dentro de nuestros diversos estilos de vida. Es un reto que podemos conseguir con paciencia y constancia por medio de la práctica conocida como la comida consciente. Una práctica que engloba uno de varios aspectos que promueve el budismo sobre como estar en el presente, ya que la comida también puede ser una experiencia espiritual y por lo tanto de salud. El procesos de alimentarnos debe ser amable, sin privarnos de nada y sin excedernos, todo en su justo balance.

 

 

Aquí va los pasos para que ustedes puedan aplicarlo dentro de sus posibilidades en su vida cotidiana:

 

Elegir una alimentación balanceada, por supuesto según tu organismo y monitoreada por un especialista.

 

1 – Evitar distractores como la televisión o el celular ya que el proceso de comer, es una meditación.

 

2 – Disfrutar de los alimentos, la práctica promueve que el comer debe ser un momento de tranquilidad, por lo tanto antes de ingerir tus alimentos debes dedicarle unos segundos a tu respiración, inhalas y exhalas, agradeciendo el momento y lo que vas a degustar.

 

3 – Disfruta cada bocado, los cuales deben ser pequeños para tener una mejor digestión y también para disfrutar lo que ingerimos, desde el sabor hasta la consistencia. Esto lo podemos practicar de forma principiante con una fruta, verdura, chocolate etc. Para terminar uno de estos alimentos deben pasar cerca de veinte minutos, así podrás llevarlo a cabo con más éxito en comidas más abundantes.

 

 

4 – El tema es que puedes comer las proporciones correctas sin tener que caer en prohibiciones a menos que lo indique un especialista.

 

5 – Sonreír, este es un punto clave ya que el objetivo es que seas conscientemente feliz mientras comes.

 

La comida consciente es un método individual o colectivo que tiene objetivos muy positivos y que se llevan a cabo de manera muy amable debido a que nuestra alegría por medio de la nutrición es algo sumamente necesario y bello para nuestra sociedad. Las dietas o el comer en exceso, no nos dan balance, la alimentación consciente sí. Si esto le agregamos el ejercicio de nuestro gusto y la meditación, sin duda estamos en un camino armonioso y de amor para con nosotros mismos. El desarrollar nuestra alegría, el entablar una relación armoniosa con nuestros alimentos, el hacerse consciente ayuda a prevenir problemas de salud, es el equilibrio perfecto entre el cuerpo, la mente y espíritu.

 

 

Related Posts